Llegó el día de la comida Solidaria, y no vamos a ocultar que después de una ardua semana de trabajo recogiendo comida, haciendo compras para los lotes de las familias y empaquetándolo en cajas, ordenando el material escolar para los peques y sobre todo… recogiendo muchos, muchos juguetes que había que clasificar, limpiar, reparar, lavar, envolver y por último poner en su sitio bien colocadito y clasificado para que todo saliera perfecto… pues el día salió genial, el menú en casa del “Mar de Pepón” superó las expectativas de todos, por que no faltó de nada y mucho menos la cantidad.